Albert Bandura

Albert Bandura nació el 4 de diciembre de 1925, en la pequeña localidad de Mundare en Alberta del Norte, Canadá. Es un psicólogo ucraniano-canadiense de tendencia conductual cognitiva, famoso por su trabajo sobre la Teoría del aprendizaje social TAS es la teoría de que las personas aprenden nuevas conductas a través del refuerzo o castigo, o a través del aprendizaje observacional de los factores sociales de su entorno. y su evolución al Sociocognitivismo, así como por la postulación de la categoría de autoeficacia. Se lo conoce particularmente por el experimento del muñeco Bobo sobre el comportamiento agresivo de los niños.

Obtuvo su licenciatura en Psicología en la Universidad de Columbia Británica 1949 y luego se trasladó a la Universidad de Iowa, en donde alcanzó su doctorado. Ha pasado gran parte de su carrera en la Universidad de Stanford en donde colaboró con su primer estudiante graduado el investigador Walter Mischel , resultando un primer libro titulado Agresión Adolescente. Bandura fue elegido presidente de la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association) ( 1974 - 1982).

Ha recibido a lo largo de su carrera varios premios y reconosimientos entre los cuales se destacan el Premio a las Contribuciones Científicas Distinguidas de la Asociación Americana de Psicología y el Premio William James de la Asociación para la Ciencia Psicológica. 

Sobre las teorías de Bandura:

El conductismo, con su énfasis sobre los métodos experimentales, se focaliza sobre las variables que pueden observarse, medirse, manipularse y rechazase, todo aquello que sea subjetivo, interno y no disponible. En el método experimental, el procedimiento estándar es manipular una variable y luego medir sus efectos sobre otra. Todo esto conlleva a una teoría de la personalidad que dice que el entorno de uno causa nuestro comportamiento. Bandura consideró que esto era un poquito simple para el fenómeno que observaba (agresión en adolescentes) y por tanto decidió añadir un poco más a la fórmula y sugirió que el ambiente causa el comportamiento; cierto, pero que el comportamiento causa el ambiente también. Definió este concepto con el nombre de determinismo recíproco es decir el mundo y el comportamiento de una persona se causan mutuamente.

Más tarde, fue un paso más allá. Empezó a considerar a la personalidad como una interacción entre tres “cosas” el ambiente, el comportamiento y los procesos psicológicos de la persona. Estos procesos consisten en nuestra habilidad para abrigar imágenes en nuestra mente y en el lenguaje. Desde el momento en que introduce la imaginación en particular, deja de ser un conductista estricto y empieza a acercarse a los cognocivistas. De hecho, usualmente es considerado el padre del movimiento cognitivo.

El añadido de imaginación y lenguaje a la mezcla permite a Bandura teorizar mucho más efectivamente que, B.F. Skinner con respecto a dos cosas que muchas personas considerar “el núcleo fuerte” de la especie humana, el aprendizaje por la observación (modelado) y la auto-regulación.

Aprendizaje por la observación o modelado:

De los cientos de estudios de Bandura, un grupo se alza por encima de los demás, los estudios del muñeco bobo. Lo hizo a partir de una película de uno de sus estudiantes, donde una joven estudiante solo pegaba a un muñeco bobo. En caso de que no lo sepan, un muñeco bobo es una criatura hinchable en forma de huevo con cierto peso en su base que hace que se tambalee cuando le pegamos.


La joven pegaba al muñeco, gritando ¡“estúpidooo”!. Le pegaba, se sentaba encima de él, le daba con un martillo y demás acciones gritando varias frases agresivas. Bandura les enseñó la película a un grupo de niños de guardería que, como podrán suponer ustedes, saltaron de alegría al verla. Posteriormente se les dejó jugar en el salón de juegos, por supuesto, había varios observadores con bolígrafos y carpetas, un muñeco bobo nuevo y algunos pequeños martillos.

Bandura llevó a cabo un largo número de variaciones sobre el estudio en cuestión, el modelo era recompensado o castigado de diversas formas y diferentes maneras; los niños eran recompensados por sus imitaciones; el modelo se cambiaba por otro menos atractivo o menos prestigioso y así sucesivamente. En respuesta a la crítica de que el muñeco bobo estaba hecho para ser “pegado”, Bandura incluso rodó una película donde una chica pegaba a un payaso de verdad. Cuando los niños fueron conducidos al otro cuarto de juegos, encontraron lo que andaban buscando…¡un payaso real!. Procedieron a darle patadas, golpearle, darle con un martillo, etc. Y ustedes podrán predecir lo que los observadores anotaron un gran coro de niños golpeando a descaro al muñeco bobo. Le pegaban gritando ¡"estúpidooooo"!, se sentaron sobre él, le pegaron con martillos y demás. En otras palabras, imitaron a la joven de la película y de una manera bastante precisa. 

Esto podría parecer un experimento con poco de aportación en principio, pero consideremos un momento, estos niños cambiaron su comportamiento ¡sin que hubiese inicialmente un refuerzo dirigido a explotar dicho comportamiento! Y aunque esto no parezca extraordinario para cualquier padre, maestro o un observador casual de niños, no encajaba muy bien con las teorías de aprendizaje conductuales estándares. Bandura llamó al fenómeno aprendizaje por la observación o modelado, y su teoría usualmente se conoce como la teoría social del aprendizaje.

No hay comentarios :

Publicar un comentario